GOKARN, INDIA

SWASWARA Ayurvedic & Eco Hotel

March 2019

From Pondicherry to Gokarna. (Click here to read previous trip)

As a conscious influencer and entrepreneur...(scratch that!)....as a conscious HUMAN, I’ve learned the importance of disconnecting to connect. The world is loud, and we are bombarded with new information every single minute. Most of the times, way too much noise for our bodies, souls and minds to handle. This is why solitude, traveling and retreating play a big role in my life. Whether I’m at home or around the world, taking a few days to turn my phone off and dedicate my entire attention to myself and nature is my way of letting my essence breathe. Freely. Stress-free. This time, I managed to disconnect in India. At CGH Earth’s Swaswara, to be exact! An Ayurvedic eco hotel in Gokarna, a town three hours away from Goa, India. We flew from Chennai’s Airport to Goa’s Airport and took a three-hour car ride to the hotel. There, every day was filled with holistic plant-based food cooked with ingredients from their orchards, Ayurvedic therapies, appointments with their holistic doctor to discuss natural medicine, yoga, meditation, pottery classes. Five nights to take the journey within, to feed my body an even cleaner plant-based diet, to try new meditations involving arts, to explore Gokarna and forget about the noise of the world completely!

The minute we arrived at Swaswara, we were welcomed with a bracelet handmade with shells the staff handpicked from the beach, a glass with coconut water, a cotton bag and a notebook to use as my daily journal and agenda for every activity. Right after, I was given a tour of this 26 acre property with 24 beautiful villas, and was directed to my own which left me completely speechless. The villa had two floors, and outdoor bathroom, a garden, an herb garden, and a tea station. Only the bedroom (bed and closet) were enclosed by glass windows, everything else was in the open within the brick walls and wood doors that protected my home for the next few days! (I hope the pictures explain it a little better. It was magical!) I unpacked, took a cold shower (temperatures in March are in the 90s, hence, cold showers were all I craved!) and immediately went to see my holistic doctor with whom I talked about doshas (energies that circulate the body), my plant-based diet, and herbs as natural medicine. I had a massage with sesame oil every day and had a sweet drink right after made of the bark of the Khadira tree that serves as a blood purifier and detoxifier to cleanse the body at a molecular level. The food at Swaswara was also Ayurvedic with many vegan options; all focused on healing at cellular level, as well. In the morning I would have my fruits with a coconut milk porridge and a masala chai (tea made with spices) and soy milk. For lunch and dinner, the chef always surprised us with the most delicious food! It was so good, I bought his cooking book! Lunch and dinner were served either at the restaurant, second floor above lobby, or at the beach and paired with soothing live Indian music.

My mornings always started with yoga (they offer different levels) or Jal Nethi, an Ayurvedic practice aimed at cleaning the sinus and relieving allergies or infections with the use of warm water and sea salt placed in a pot and then poured into one of your nasal holes with your held tilted to one side. (In the US, we know it as Nethi Pot.)

Afternoons I spent either reading at the beach, meditating on their hilltop viewpoint overlooking the ocean (most wonderful spot!) or trying new things like pottery. I had never tried it before and found it extremely therapeutic. A form of meditation in itself! Active meditation has been one of my stepping-stones for a few years now. Being present while I do soul-enriching things, or even day-to-day ones like washing the dishes. Meditation through pottery brought my feminine energy to life. My delicate side. In as little a 40-minute class, I felt my soul connecting with hands and giving them the freedom to create, while also finding the right balance between strength and letting go. Too much pressure might destroy your creation. Too little pressure wont mold the clay. Like life..in..arts! I loved it so much I took a class every day!

They also offered painting classes, and guided meditation classes that were divine. The one I enjoyed the most was the candle light meditation where you have to stare at a lit candle without blinking and analyze ever spec of it. Taking it all in. The flame, the color, the movement. This meditation is also said to detox our eyes. Finding sustainable and conscious hotels like this one is what I live for! Places that understand the importance of the mind-body-soul connection and how nature plays a big role in it. From meditative art classes, to Ayurvedic medicine, yoga, plantbased food, and a property running on earth-friendly practices. Swaswara is big on all earth-friendly things. Besides being an Ayurvedic hotel focused on mindfulness, they also have big ponds where they collect rainwater during monsoon season to be used for pretty much everything! From washing dishes to refilling water bottles. This rainwater, of course, goes through a special treatment and purification process. Swaswara also re-uses their wastewater for the gardens, flowers beds and farm at the hotel. The kitchen waste is turned into biogas used for cooking and to make fertilizers for the farm, and their process of vermicomposting turns dry leaves and organic waste into quality fertilizer.

A few other things I learned at Swaswara and thought I should share with all my natural medicine lovers, are these tips:

-Papaya seeds: they are a bacteria killer. Dry them, make a powder of them, add them to your morning coconut yogurt with your favorite sweetener. Use this every day instead of taking toxic dewormers, especially after your international trips.
-Drinking warm water, instead of cold or ice cold, aids digestion and makes you feel fuller faster. You can boost the health benefits (and add a yummy taste to it) by heating the water with different herbs and spices. At Swaswara, we drank cinnamon water, fennel water, basil water, anise water...
-Khadira tree: boiling the bark and drinking this water serves as a blood purifier and detoxifier. It cleanses your system at cellular level.
-Turmeric: I’ve been using this one for years but in case you didn’t know, it’s an anti-inflammatory. I take it in powder form (golden milk) or pills for menstrual cramps, headaches, body ache instead of the ordinary Tylenol, Advil or Pamprin. A cup of golden milk before heading to bed always helps me sleep like a baby!
-Sesame seed oil: great for massages. It improves circulation, reduces blood pressure, aids bones, boosts metabolism, moisturizes skin, and much more!
-Ashwagandha: I’ve been taking this in pill form daily for a few months now. One el the oldest entire-body healing remedies. It reduces stress and anxiety, fights depression, improves brain function, and has anti-cancer properties.

Last but not least, I also got to visit Gokarna during my stay. A small yet incredibly charming, humble, peaceful, quiet and colorful town. You can get there by boat or by car. We did both. Once in Gokarna, we went to different temples with our guide, and also stopped by the markets to buy some spices and gifts to take home. This was probably one of my favorite markets. 1) Not many tourists there. More locals. 2) You can find anything! From copper water bottles, to small Ganesha statues, malas, spices, clothing, flower offerings and much more! We walked around town for about 2.5 hours and then took a tuk-tuk back to the hotel.

Sustainable & holistic practices at Swaswara:

-Rainwater collection

-Waste water reuse for gardens

-Orchards and gardens

-Vermicomposting

-No plastic water bottles, instead hotel gives (and refills) your room’s glass ones every day

-Plantbased menu (vegan, vegetarian and seafood available but no meats)

-Ayurvedic spa & doctor

-Sustainable construction materials

-Herb garden in villas

-Meditation classes

-Yoga classes

-Meditative art classes (pottery, painting)

-Natural and nontoxic bath products that come in small reusable ceramic pots

-No alcohol

-Only brown sugar

-They protect sacred trees like their Bayan tree that is more than 300 years old. (I practiced yoga next to it. Highly recommend it!)

-WiFi only at library

———————————————————————————————

ESPAÑOL

De Pondicherry a Gokarna. (Haz clic aquí para leer el viaje anterior)

Como persona influyente y empresaria consciente ... (¡Tachen eso!) ... como un HUMANO consciente, he aprendido la importancia de desconectarse para conectarse. El mundo es ruidoso, y somos bombardeados con nueva información cada minuto. La mayoría de las veces, demasiado ruido para que nuestros cuerpos, almas y mentes puedan manejarlo. Es por eso que la soledad, los viajes y retirarse desempeñan un papel importante en mi vida. Ya sea que esté en casa o alrededor del mundo, tomarme unos días para apagar mi teléfono y dedicar toda mi atención a mí misma y a la naturaleza es mi forma de dejar que mi esencia respire. Libremente. Libre de estrés. Esta vez, logré desconectarme en la India. ¡En Swaswara de CGH Earth, para ser exactos! Un hotel ecológico ayurvédico en Gokarna, una ciudad a tres horas de Goa, India. Volamos desde el aeropuerto de Chennai al aeropuerto de Goa y tomamos un viaje de tres horas en automóvil hasta el hotel. Allí, todos los días estaban llenos de comida holística basada en plantas cocinada con ingredientes de sus huertos, terapias ayurvédicas, citas con su médico holístico para hablar sobre medicina natural, yoga, meditación, clases de alfarería. ¡Cinco noches para emprender el viaje interior, alimentar a mi cuerpo con una dieta a base de plantas aún más limpia, probar nuevas meditaciones que involucran artes, explorar Gokarna y olvidarme completamente del ruido del mundo!

En el momento en que llegamos a Swaswara, nos recibieron con un brazalete hecho a mano con conchas que el personal del hotel recogió de la playa, un vaso con agua de coco, una bolsa de algodón y una libreta para usar como mi diario y agenda para cada actividad. Inmediatamente después, me dieron un recorrido por esta propiedad de 26 acres con 24 hermosas villas y me dirigí al mío, lo que me dejó completamente sin palabras. La villa tenía dos pisos y un baño exterior, un jardín, un jardín de hierbas y una estación de té. Solo las habitaciones (cama y armario) estaban cerradas con ventanas de vidrio, todo lo demás estaba a la intemperie dentro de las paredes de ladrillo y las puertas de madera que protegían mi hogar durante los próximos días. (Espero que las fotos lo expliquen un poco mejor. ¡Fue mágico!) Desempaqué, tomé una ducha fría (¡Las temperaturas en marzo estaban en los 90 grados, por lo tanto, las duchas frías eran todo lo que ansiaba!) e inmediatamente fui a ver a mi médico holístico con quien hablé sobre los doshas (energías que circulan por el cuerpo), mi dieta basada en plantas y las hierbas como medicina natural. Recibí un masaje con aceite de sésamo todos los días y tomé una bebida dulce justo después hecha de la corteza del árbol Khadira, que sirve como purificador de sangre y desintoxicante para limpiar el cuerpo a nivel molecular. La comida en Swaswara también era ayurvédica con muchas opciones veganas; todos enfocados en la curación a nivel celular, también. Por la mañana comía mis frutas con una gacha de avena hecha con leche de coco y un masala chai (té hecho con especias) y leche de soja. Para el almuerzo y la cena, el chef siempre nos sorprendió con la comida más deliciosa. Fue tan bueno, que compré su libro de cocina! El almuerzo y la cena se sirvieron en el restaurante, en el segundo piso sobre el vestíbulo, o en la playa y se combinaron con música india en vivo.

Mis mañanas siempre empezaban con yoga (ofrecen diferentes niveles) o Jal Nethi, una práctica ayurvédica destinada a limpiar los senos nasales y aliviar las alergias o infecciones con el uso de agua tibia y sal marina colocada en una olla y luego vertida en una de tus fosas nasales con la cabeza inclinada hacia un lado. (En los Estados Unidos, lo conocemos como Nethi Pot).

Las tardes las pasaba leyendo en la playa, meditando en su mirador en una colina con vista al océano (¡el lugar más maravilloso!) o probando cosas nuevas como la cerámica. Nunca lo había hecho antes y lo encontré extremadamente terapéutico. ¡Una forma de meditación en sí misma! La meditación activa ha sido uno de mis peldaños durante algunos años. Estar presente mientras hago cosas enriquecedoras para el alma, o incluso las cotidianas, como lavar los platos. La meditación a través de la cerámica dio vida a mi energía femenina. Mi lado delicado. En tan solo una clase de 40 minutos, sentí que mi alma se conectaba con las manos y les daba la libertad de crear, al mismo tiempo que encontraba el equilibrio adecuado entre la fuerza y el dejar ir. Demasiada presión podría destruir tu creación. Muy poca presión no moldeará la arcilla. Como la vida ... en ... ¡arte! ¡Me encantó tanto que tomé una clase todos los días!

También ofrecieron clases de pintura y clases de meditación guiada que eran divinas. La que más disfruté fue la meditación a la luz de las velas, en la que tienes que mirar fijamente a una vela encendida sin parpadear y analizar cada una de ellas. Asumiéndolo todo. La llama, el color, el movimiento. Esta meditación también se dice para desintoxicar nuestros ojos. ¡Encontrar hoteles sostenibles y conscientes como este es para lo que vivo! Lugares que entienden la importancia de la conexión mente-cuerpo-alma y cómo la naturaleza juega un papel importante en ella. Desde clases de arte meditativo, hasta medicina ayurvédica, yoga, comida basada en plantas y una propiedad que se ejecuta en prácticas amigables con la Tierra. Swaswara es grande en todas las cosas amigables con la tierra. Además de ser un hotel ayurvédico centrado en la atención plena, también tienen grandes estanques donde recolectan agua de lluvia durante la temporada de monzones para ser utilizados para casi todo. Desde lavar platos hasta rellenar botellas de agua. Esta agua de lluvia, por supuesto, pasa por un proceso especial de tratamiento y purificación. Swaswara también reutiliza sus aguas residuales para los jardines, lechos de flores y la granja del hotel. Los desechos de la cocina se convierten en biogás para cocinar y hacer fertilizantes para la granja, y su proceso de vermicompostaje convierte las hojas secas y los desechos orgánicos en fertilizantes de calidad.

Algunas otras cosas que aprendí en Swaswara y pensé que debería compartir con todos mis amantes de la medicina natural, son estos consejos:

-Semillas de papaya: Matan baterías. Sécalas, prepárelas en polvo, agréguelas a tu yogurt de coco de la mañana con tu endulzante favorito. Usa esto todos los días en lugar de tomar desparasitantes tóxicos, especialmente después de tus viajes internacionales.

- Beber agua tibia, en lugar de fría, ayuda a la digestión y te hace sentir más lleno más rápido. Puede aumentar los beneficios para la salud (y agrégale un sabor delicioso) calentando el agua con diferentes hierbas y especias. En Swaswara, bebimos agua de canela, agua de hinojo, agua de albahaca, agua de anís ...

– Khadira: hervir la corteza y beber esta agua sirve como purificador de sangre y desintoxicante. Limpia tu sistema a nivel celular.

-Cúrcuma: he estado usando este por años, pero en caso de que no lo sepas, es un antiinflamatorio. Lo tomo en forma de polvo (leche dorada) o pastillas para los cólicos menstruales, dolores de cabeza, dolor de cuerpo en lugar de lo común Tylenol, Advil o Pamprin. ¡Una taza de leche dorada antes de irme a la cama siempre me ayuda a dormir como un bebé!

- Aceite de semilla de Sésamo: ideal para masajes. Mejora la circulación, reduce la presión arterial, ayuda a los huesos, aumenta el metabolismo, hidrata la piel y mucho más.

-Ashwagandha: He estado tomando esto en forma de píldora diariamente durante algunos meses. Uno de los remedios de curación de cuerpo entero más antiguos. Reduce el estrés y la ansiedad, combate la depresión, mejora la función cerebral y tiene propiedades contra el cáncer.

Por último, pero no menos importante, también pude visitar Gokarna durante mi estancia. Una ciudad pequeña pero increíblemente encantadora, humilde, pacífica, tranquila y colorida. Se puede llegar en barco o en coche. Hicimos ambas cosas. Una vez en Gokarna, fuimos a diferentes templos con nuestro guía, y también nos detuvimos en los mercados para comprar algunas especias y regalos para llevar a casa. Este fue probablemente uno de mis mercados favoritos. 1) No hay muchos turistas allí. Más locales. 2) ¡Puedes encontrar cualquier cosa! ¡Desde botellas de agua de cobre, hasta pequeñas estatuas de Ganesha, malas, especias, ropa, ofrendas florales y mucho más! Caminamos por la ciudad durante aproximadamente dos horas y media, y luego tomamos un tuk-tuk de regreso al hotel.

Prácticas sostenibles y holísticas en Swaswara:

- Recolección de agua de lluvia.

- Reutilización de aguas residuales para jardines.

- Huertos y jardines

- Vermicompostaje

- No botellas plásticas de agua, en su lugar el hotel te da y rellena los de vidrio de tu habitación todos los días

- Menú a base de plantas (vegano, vegetariano y mariscos disponibles, pero no carnes)

- Spa ayurvédico y doctor.

- Materiales de construcción sostenibles.

- Jardín de hierbas en las villas

- Clases de meditación

- Clases de yoga

- Clases de arte meditativas (alfarería, pintura).

- Productos de baño naturales y no tóxicos que vienen en pequeños recipientes de cerámica reutilizables.

- No alcohol

- Sólo azúcar morena

- Protegen los árboles sagrados como el árbol Bayan que tiene más de 300 años. (Practiqué yoga al lado de él. ¡Lo recomiendo altamente!)

- WiFi solo en la biblioteca